favorite Pinterest Instagram Google + Youtube Twitter Facebook

¡Vuelvo a tope! Los motivos de mi ausencia en el blog

28/03/2019

Y cuando uno vuelve, es porque se ha ido, eso es lo que quiero contaros yo en este post, los motivos de mi ausencia. Aunque sé que muchas ya lo sabéis.

Es cierto que desde que nació Alex no he estado a tope, pero tener un hijo te cambia la vida, te la vuelve del revés y más si decides no llevarle a la guardería y pasar todo el día con él. Al final se pasan las horas y no consigues hacer nada de ¨adultos¨.

Arantza y Alex

Pero más o menos iba actualizando el blog y las redes, ya lo sabéis.

El tema se paró el pasado 6 de septiembre, justo cuando volvimos de vacaciones.

Fue un verano movido, muy movido, viajes al norte, al sur, excursiones, días interminables y yo, embarazada de cinco meses. Pero me sentía bien, un buen embarazo sin molestias de ningún tipo ni ninguna complicación.

Pero el 6 de septiembre teníamos la ecografías de las veinte semanas y fuimos los tres, el medio limón, Alex y yo para ver como estaba su hermana.

familia cosmetik

Y allí empezó todo…

El cuello del útero estaba corto, muy corto y había riesgo de perder al bebé. Reposo absoluto.

Solo me dejaban levantarme cada dos o tres horas para ir al baño.

Se me vino el mundo encima, Alex empezaba el cole la semana siguiente y no iba a poder llevarlo, no lo podría coger en brazos ni bajar con él a jugar, no podría disfrutar de los últimos días de verano ni salir a la calle en días, y días y días, y lo más importante, mi bebé… ¿Saldría bien mi bebé?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ya se va haciendo notar #babyA y es que ya estamos en el ecuador del embarazo. #pregnant #babygirl

Una publicación compartida de Arantza González (@cosmetikblog) el

Fue una época muy mala y os juro que me pasaba los días llorando.

Pensé en reformar todo, en escribir decenas de post para tener el blog actualizado cuando naciera Ava, en ver mil series y leer mil libros, pero no. No tenía ganas de nada, solo de llorar.

Y así (con muchos menos lloros) fueron pasando las horas, los días, las semanas y entre visita semanal y visita semanal a la ginecóloga, yo me escapaba cinco minutos a alguna tienda. Lo poco que me dejaba además mi señora madre, que estuvo conmigo todo ese tiempo.

El siete de noviembre en la revisión, la ginecóloga me dijo que estaba todo un poco mejor y que me daba tregua, que podía ir a la peluquería, llevaba tres meses sin ir y no sabéis los pelos que tenía.

Y eso hice!! Llame corriendo y me dieron cita para el día siguiente, fuimos en coche, estuve sentada y tranquila todo el tiempo, volvimos a casa en coche y me tumbé, pero yo me encontraba rara.

Por la noche no conseguía dormir, me encontraba mal y a las seis de la mañana ya muy nerviosa, desperté a Christian para ir al hospital.

Fue tumbarme en la camilla con los monitores y empezar las contracciones, estaba muerta de miedo, el bebé solo tenia 31 semanas, justo ese día se habían cumplido.

Me mandaron pasar al box y allí, justo en la puerta se me rompió la bolsa y comenzó la pesadilla.

Ginecólogos, enfermeras, matronas, auxiliares, vías, medicinas, monitores y sobre todo miedo, mucho miedo.

Pasamos la mañana esperando, intentando mantener el embarazo, poniendo corticoides a la niña para madurar sus pulmones, pero no pudo ser.

Todo lo había desencadenado una infección y había riesgo de que se pasara al bebé .

Recuerdo perfectamente la cara de la ginecóloga cuando me miró y me dijo que había que sacarla y que tenían que ser rápidos, a los cinco minutos estaba en el quirófano rodeada de médicos, creo que había unas quince personas.

Y ese momento chicas, ha sido el momento de más miedo de toda mi vida.

Pensaba que estaba dentro de una pesadilla, que aquello no podía estar pasando, que mi bebé no podía salir tan pronto y tenía mucho miedo de no salir yo tampoco.

En esta parte os voy a ahorrar detalles y vamos a dar el salto directamente a las cuatro y veinticinco de la mañana, que es cuando me dejaron levantarme para ver a mi niña.

En una silla de ruedas me bajó el medio limón y dentro de una incubadora, llena de tubos había una cosita muy pequeña que era mía, era mi niña y estaba viva y bien, solo tenía que crecer.

Ava entubada recién nacida

Descubrí en ese momento que el amor no se divide, que se multiplica, y se me fueron los miedos. No sé cómo ni por qué, pero durante unos días se fueron.

Estuve una semana ingresada, la infección no se iba y me daba fiebres bastante altas y tenía el corazón dividido, allí estaba cerca de Ava, en el mismo edificio, podía bajar a verla cuando quisiera, pero en casa estaban Alex y Wolf y también quería esta con ellos.

Una semana y a casa, y el día que salí del hospital y me fui a casa dejando a mi niña en neonatos fue otro de los peores días de mi vida, lloré todo el tiempo. Dejaba a mi pequeña allí y me iba, sentía que la estaba abandonando.

A partir de ese día comenzaron las horas interminables de hospital, cansada, con veinticuatro grapas en la tripa, triste, con ataques de pánico cada vez que pitaba el monitor.

Cinco semanas así, sé que no parecen muchas, pero os juro que lo recuerdo como interminable y eso que Ava evolucionaba muy bien y muy rápido, sin absolutamente ninguna complicación.

Pero el hospital te consume, el ambiente, los problemas que ves con otros niños, con otros padres, no puedes evitar empatizar y hacerlos un poco tuyos también y lo pasé mal, realmente mal aquella época.

El 13 de diciembre nos dieron el alta y por fin Alex pudo conocer a su hermana, el pobre después de tanto tiempo lo estaba deseando y no sabéis como fue de bonito ese momento, os he hablado de los más tristes y este en cambio, es de los más bonitos que guardo en la memoria.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Feliz Navidad 🎄 No había tenido tiempo ni de felicitaros la navidad… #alexmiamor #babyava #hermanos #reciennacido

Una publicación compartida de Arantza González (@cosmetikblog) el

Llegó la felicidad completa a casa y con ella las noches sin dormir, el cansancio, el sueño y las bronquiolitis, dos para ser exactos, con sus correspondientes ingresos. Y de propina, otro ingreso por una gripe A.

Ava

Entre esos ingresos hubo mil millones de consultas, tantas que mi segunda casa es el Marañón en estos momentos.

Llegaron las prisas, el cole de Alex y muchas cosas más que han hecho que el blog haya pasado a un segundo plano ( o tercero).

Y que queréis que os diga, ¡lo echo mucho de menos!

Me flipa escribir y ahora que ya duermo una cantidad de horas bastante aceptable, ahora que ya estoy tranquila, aunque sin perder de vista a los virus, ahora os escribo este interminable post para deciros que vuelvo.
Y con más ganas que nunca además.

Daros las gracias mil millones de veces por cada mensaje cariñoso que me habéis dejando estos meses, han sido tantos que no sé ni como hacerlo.

Daros las gracias por seguir por aquí a pesar de la ausencia, por no abandonarme, por seguir siendo fieles, gracias.

Y gracias por acompañarme en esta vuelta a la normalidad que tanta falta me hacía, que tanto necesitaba.

Tengo tantas y tantas cosas de las que hablaros…

¡Gracias! ¡Mil millones de besos!

la belleza es para compartirla (y tiene premio...)
Tags:

22 comentarios

Tu opinión nos es importante: compártela
  1. Lloro al leerte. Lo que de vive estando embarazada, el parto y postparto solo lo sabe una,la que es la gestante que es la que acaba rodeada de luces y médicos después de un proceso interminable. Hay que quedarse con que estáis bien,juntas y felices. Todo forma parte de un recuerdo,algo vivido,ya pasó…pero deja huella y seguro que te hizo más fuerte. Os deseo lo mejor. Mil besos

  2. Te comprendo perfectamente, piensa en tu final! Feliz y plena. Con la fuerza tremenda de volcar más en tu blog. Porque se quiere mucho, son proyectos con vida. La misma que dan esos bebés luchadores que significan tanto. Enhorabuena y Disfruta de ella cada minuto… Besos Elisa

  3. Tuviste el motivo más importante del mundo para abandonar el blog, un hijo. Es el único motivo por el que yo lo haría también. Me ha parecido un post muy tierno que me ha emocionado. Felicidades y un besito

  4. Después de todo lo que has pasado olvidarte de ello y a disfrutar de tu bonita familia, que por cierto tus niños son muy guapos. Después de la tormenta viene la calma, así que a cuidarte y a disfrutar mucho de ellos.

  5. Madre mía lo que habéis pasado , pero eso es, ahora adelante ,eres muy luchadora y sabía que iba a tener un final feliz. Muchos besosssssssssss

  6. Aquí estábamos esperándote con los brazos abiertos y con muchas ganas. Me has emocionado, ha tenido que ser muy duro, pero por suerte, todo pasa, y lo mejor está siempre por venir…

  7. Ains …! Que maravilla Arantza que ya te tenemos aquí ,y lo mejor de todo es esa muñequita valiente y fuerte como su mami 😍, estáis las dos guapísimas ,la batalla ha sido dura sin duda ,pero ya pasó 😅 ahora a disfrutar de tus peques y nosotros a disfrutar contigo , un besazo preciosa 😘❤️

  8. Bueno, qué voy a decir que se todo o casi todo lo supe y la impotencia de no poder hacer nada es real. A dios gracias o al neonatos del marañon, tenemos una muñeca preciosa que nos tiene derretidas total. Ánimo!!

  9. Hola! Acabo de leer tu post y la verdad es que está escrito desde el corazón, no quiero imaginar por lo que tú y tu familia habréis pasado… pero piensa que ahora todo está donde debe estar o como dicen, después de la tormenta siempre viene la calma y ahora toca disfrutar de esa familia tan bonita que tienes. Me alegro que todo te vaya genial, te lo mereces. Un abrazo grande.

  10. Una época muy dura para ti y para tu familia, me alegro de que todo haya salido bien, lo primero es la salud y la familia. Me alegro tenerte de vuelta y también verte tan feliz y que compartas con nosotros momentos con tus preciosos niños. Un besazo!!!

  11. Siempre has sido una gran luchadora y a pesar de todos los baches y de todo lo malo, llegó por fin lo bueno. Esa preciosa familia que tienes y esos 2 niños preciosos que habéis traído al mundo. Un enorme abrazo, amiga mía!!

  12. No puedo ni imaginar lo duro que ha debido de ser todo para ti principalmente y para tu familia. Pero después de todo, merece la pena haber pasado todo eso y poder ver esa carita tan linda de Ava. Lo habéis conseguido como dos campeonas y ahora a comeros el mundo!!
    Un besazo

  13. …. Te estábamos esperando pero…. ¡tómate el tiempo necesario para ti y tu familia! todas tenemos nuestra faceta familiar y personal y hay circunstancias en que esto invade todo lo demás y no deja hueco para nada. Pero el sol suele salir de nuevo, llega la primavera al final del invierno y parece que vemos un rayito de luz que nos arranca de nuevo la sonrisa. Bienvenida! No he dejado de leerte cuando has podido escribir, para mí no te has ido 😀

  14. Estoy que me caigo de sueño,pero no me podía ir a la cama sin leer este post tan lleno de sentimiento, lagrimitas furtivas y sufrimiento intenso. Te prometo que cada frase que leía me ponía mas los pelos de punta. No puedo imaginarme lo que has sufrido en todo estos meses,pero,sabes que? Que SOIS unas enormes luchadoras, dicen que de tal palo tal astilla y así es contigo y con tu niña. Me alegro en él alma de saber que estas de vuelta,con toda tu fuerza! Gracias Arantza,por querer compartir algo tan privado con todos nosotros. Tu naturalidad es (sólo una) de tus mas valiosas cualidades. Y solo me falta despedirme diciéndote… Bienvenida de nuevo a tu casa. Te echábamos mucho de menos😘

  15. Guaoooo! Una historia digna de cualquier película que se precie. Alguna lágrima ha brotado al leer el post. No sabía todos los detalles. Lo bueno que estábas en el Gregorio Marañon, hospital en el que salvaron a mi esposo. Estábas en las mejores manos. Del blog no tienes porqué sentirme mal, todo tiene su tiempo. También dá gracias que tenías a tus familiares para rodearte de cariño. Un fuertísimo abrazo.

  16. Me imagino lo mal que lo pasaste. No soy madre pero he tenido a mis hermanos en incubadora y estado con una amiga que a punto a estado de perder al bombón que tiene varias veces.
    Lo importante es que, aunque con baches, ahora estáis toda la familia junta y podéis disfrutar de los peques. A mí se me cae la baba con los micos cada vez que subes una historia en insta (y te he dado mucho el follon, soy luna_81)

    Gracias por abrirnos tu corazón en esos momentos tan delicados y adelante!!!!! 1 besazo

  17. Definitivamente los hijos te cambian la vida… Alex y Ava son un excelente motivo para perderse, pero que suerte que volviste!
    Te abrazo, guapa, y Felícitaciones por los nenes, que están preciosos!

  18. No te imaginas como te entiendo ahora que soy mamá… se siente un miedo que no se puede comparar con nada. Pero ya ves, gracias a la ciencia, el destino, el universo, Dios o en lo que quieras creer, ahí está Ava con vosotros para llenaros de alegría! Desearte una feliz vuelta, te lo mereces y seguro que puedes con todo 😉

  19. Siempre te esperaremos con los brazos abiertos. Un abrazo enorme y un achuchón a los peques que nos tiene enamorados.

¿Y tú qué opinas?

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate

Recibe en tu correo todos los posts, sorteos y novedades del blog

@cosmetikblog

Síguenos

También puedes seguir el blog en redes sociales

favorite Pinterest Instagram Google + Youtube Twitter Facebook