favorite Pinterest Instagram Google + Youtube Twitter Facebook

El bote rojo de mi abuela y toda una vida de bonitos recuerdos

08/12/2020

Si cierro los ojos lo veo, allí, delante del espejo, con su rojo brillante y ese aspecto antiguo.

Si cierro los ojos ahora mismo lo veo.

Cada vez que entraba en el baño de mi abuela lo cogía y me encantaba, era un bote de perfume sólido que tuvo durante años y años en aquel baño, se lo había regalado mi madre.

Ella nunca fue de ponerse muchas cremas ni maquillajes, pero su perfume de Rochas y ese bote rojo siempre estaban allí.

La gustaba, eso sí, salir con sus labios rojos hasta hace bien poco. Y las uñas, la encantaba llevar las uñas pintadas, se las pinté muchas veces, mi madre se las pintó muchas veces.

Eran anchas, duras, fuertes… como ella.

Cuando yo empecé con el blog y me comenzaron a llegar productos, la regalaba muchas cosas.

Poco a poco fuimos viendo que las cremas duraban meses, no se acordaba de ponérselas decía.

Ahora, los labiales rojos y los perfumes la duraban un suspiro.

Recuerdo que cuando la daba perfumes intensos siempre la decía… ¨Abuela, unas gotas solo que es muy intenso¨.

Pero daba igual, al poco tiempo ya no le quedaba ni una gota, así que empecé a regalarle aguas de colonia o perfumes frescos, más que nada porque me imaginaba a sus pobres compañeros de cartas con la pituitaria apestada por el perfume intenso de mi abuela aplicado en cantidades industriales.

He pedido a mi madre que me guarde ese bote rojo, ahora estará en mi casa y lo pondré en un sitio visible, para tener un recuerdo suyo cerca.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arantza González (@cosmetikblog)

Estos días me vienen a la mente cientos y cientos de ellos.

Aquellos en los que me daba los 20 euros con esa táctica disimulada del que pasa sustancias ilegales.

Aquel día en el que me caí de la bici y encima me sacudió por desobediente y me cortó al ponerme una gasa.

Cuando nos hacia las mejores natillas del mundo, con esas montañas de clara que eran divinas.

Esa sopa de estrellitas que no tenía ningún tipo de elaboración y era tan deliciosa.

Lo mal que hacía los filetes, pero mal, mal, mal.

Su afición por comprarse ropa en el rastro y las broncas que le echaba mi madre.

Sus ¨dejará¨, ¨no cojas a los gatos que no medran¨ sus ¨deja la chupeta niño¨ o sus ¨ya te dura años este perrito¨.

La echaré de menos a ella porque era especial, no era la más cariñosa ni se deshacía en abrazos y besos, pero ella a su manera sabía querer y sabía también hacerse querer.

Yo la quería mucho.

Ahora ya solo quedan recuerdos de tantos momentos vividos con esas personas tan maravillosas que son los abuelos.
He tenido la inmensa fortuna de disfrutar de ellos muchos, muchos años, pero todo lo bueno tiene un lado malo.

Y es que después de tantos años, han marcado tanto tu vida, que decirles adiós es muy duro.

Ella, la última, estará con sus 500ml de perfume intenso apestando al personal, mientras desde aquí la lloramos y nos adaptamos a vivir sin ella.

Larga vida a todos nuestros abuelos.

la belleza es para compartirla (y tiene premio...)
Tags:

9 comentarios

Tu opinión nos es importante: compártela
  1. Contentas de los ratos que hemos podido disfrutar de las abuelas.
    Siempre en nuestros recuerdos chascarrillos contados por ellas que hacen de la historia reciente algo cercano a nuestras casas, de los modos de vida anteriores algo curioso y nos guardamos enseñanzas para pasar a las generaciones que creamos…qué importantes las abuelas

  2. Una gran fortuna haber podido disfrutar de un amor tan puro, intenso y especial. Que te acompañará siempre. Me hubiera encantado poder tener un recuerdo como éste. Un abrazo muy grande, muchos besos.

  3. Ohhh… Arantza que bonito y con que cariño has descrito a tu abuela 😍, esos recuerdos son los que la mantendrán viva para siempre en tu corazón un besazo enorme cielo 😘❤️

  4. Yo a una abuela no la conoci y la otra se murió cuando tenía 14 años pero guardo un recuerdo maravilloso de ella así que me pongo en tu lugar que la disfrutaste tantos años y lógicamente tienes que echarla mucho de menos, pero de recuerdos buenos. también se vive.

Responder a M Angeles Guerra Rodriguez Cancelar la respuesta
Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Regístrate

Recibe en tu correo todos los posts, sorteos y novedades del blog

@cosmetikblog

Síguenos

También puedes seguir el blog en redes sociales

favorite Pinterest Instagram Google + Youtube Twitter Facebook